jueves, 13 de octubre de 2011

Herbert West - Reanimador [Parte IV].



Cuarta parte de mi historia.


12 disparos a las criaturas de la noche.
Durante unas semana, mi condicipulo West y yo no nos reunimos para ver lo sucedido aquella noche; solo nos hablábamos por teléfono muy rara vez durante aquellas semanas y apenas tenían una duración de 5 o 6 minutos.
Hasta que, a finales de Octubre y principios de Noviembre se me ocurrió ir a visitar a West para pedirle algunos consejos acerca de medicina forense para la escuela. Llegue a la granja, estacione el coche en el garaje que estaba a un costado de la casa y al lado opuesto de una cabaña; toque la puerta a lo que West me abrió la puerta , con una expresión de preocupación y divagación, me comento lo que había sucedido unos días atrás en la noche.
"Hace unos días, se me ocurrió otra manera de traer a la vida a 2 muertos pero, en esta ocasión, lo que hice fue pintar un "Circulo de la vida" purpura con ciertas esencias aromáticas emulando esencias árabes creadas por mi mismo; intentando hacer otro extracto del Necronomicon de resurrección de muertos pero no lo deseaba llevar a cabo sin que tu estuvieras presente para que me apoyaras no solo en en los procedimientos, si no por si algo llegaba a ocurrir."
"Sabes que te apoyo West – le respondí – pero antes de que empecemos, necesito que me ayudes con algunas cosas de la escuela" [ya que el ya había acabado ese modulo hacia un tiempo]. Su respuesta fue afirmativa y, durante un rato, ambos estuvimos charlando acerca de las notas que necesitaba tomar.
Cuando acabamos lo que estábamos haciendo, empezamos con lo que Herbert deseaba, no sin antes y con las previsiones necesarias la cual fue llevarse 2 escopetas con todas las cargas llenas [4 para ser exactos] y más aparte, otras 4 pistolas con igual configuración a la escopeta, por si algo llegaba a fallar como la vez pasada. Así, se dio inicio al ritual, sin ningún contratiempo inicial u obvio; pero, al haber acabado el ritual, los 2 muertos se levantaron de un brinco para quedar sobre la plancha en posición de "Araña" [osea, sobre sus 4 extremidades] con un rápido cambio de color de piel a morado – azulado, los ojos negros y el pelo grisaseo, sacando de su boca espuma ensangrentada.
Y algo más ocurrió, algo que jamas podre olvidar y fue, cuando West y yo agarramos las escopetas y se las vaciamos a los muertos pero, todavía no caían "muertos", por así denominarlo, y tomamos las pistolas y con 2 disparos de estas, por fin las criaturas calleron sin vida alguna por lo que, después de esto, y durante el lapso de unos minutos, quedamos aturdidos y sin saber que hacer.
Ya habiendo pasado un rato de lo ocurrido, y luego de haber realizado los cuerpo, se observaron las siguientes cosas:
- Cambio de color de sangre.
- Pigmentación fusionada con la sangre.
- Decoloración tanto de los ojos como del pelo.
- Espuma ensangrentada a causa del cambio repentino del cuerpo.
En el rito hubo:
Aumento de aspectos del rito totalmente innecesarios, como por ejemplo, el "Circulo de la vida" o algunas hierbas aromáticas.
Una pronunciación errónea de algunas palabras árabes por una mala traducción o desconocimiento del idioma antiguo.
Así que, enterramos los cuerpos en el sótano no sin antes, quitarles el corazón y el cerebro; y a estos incinerarlos, esto, principalmente por nuestra seguridad y con las armas, las escopetas se enterraron en otro lado el cual nunca supe cual fue, y las pistolas, West siempre las carga.
Reacciones:

0 comentarios: