jueves, 13 de octubre de 2011

Herbert West - Reanimador [Parte V].

Quinta y penultima parte.
Hordas del infierno.
Luego del caos ocurrido hace varias semanas, creo que hace unas 8 o 9 semanas me parece, veía con cierta regularidad con West, no olvidando tomar mis previsiones necesarias [como ver por encima del hombro, ver por todos lados para verificar si no había alguien sospechosos, transitar por lugares con mucha gente y varias cosas por el estilo] hasta que hace tiempo, unas 6 noches cuando mi condicipulo Herbert West me dijo que había odio cosas fuera de lo común, extrañas, una especie de "zumbidos"  muy raros, y también había visto al parecer unas sombras junto con pisadas de tamaño de en extremo pesadas y dejando un liquido "negro – verdoso" de una sustancia viscosa pero, al tratar de analizar lo que era y que compuestos la componían no pudo, así que, no le presto mucha mas atención por lo ocupado que estaba de trabajo no sin quedarse con cierta preocupación.
Hace unos 4 días, empezó a ver sombras más grandes y como pegaban en la casa por lo que eso le causo cierto temor y preocupación, y conforme empezaron los días, se empezaron a poner más violentas los sucesos hasta que, hace 2 noches West me hablo con una actitud muy tensa y turbada, gritando por el altoparlante del teléfono que los muertos vivos habían ido por el ha llevárselo, mientras que, por lo que alcance a escuchar de los ruidos que hacían las "cosas" que atacaban a Herbert West, eran como de "bestias salvajes" y en eso, repentinamente, se escucho que tumbaron la puerta que estaba atrancada, por lo que arrojaron las investigaciones posteriores que llevo a cargo la policía al recibir mi llamada minutos después de lo ocurrido; regresando al relato, después de tumbar la puerta, escuche el grito demencial de West pidiendo ayuda y los ruidos de los muertos que hacían por la boca y al caminar, para culminar en un silencia sepulcral y el sonido de la nada.
¿Que fue lo que le ocurrió a West? ¿Que cosas, que o quienes se lo llevaron?
Lo mas seguro es que las hordas del infierno hallan venido a llevárselo para pagar sus delitos de querer jugar con la vida, a crearla; intentar ser "DIOS" en un lugar que no le corresponde y de la manera más errónea posible.
Lo único que queda es el blasfemo libro que mi compañero dejo; ya que la formula desapareció misteriosamente junto con el, por lo que, le eche una hojeada al libro de una manera mas minuciosa para ver de que trataba, y por lo que leí, es una de las cosas más terribles que he estudiado nunca en mi vida.
Ojala, y eso espero, Herbert West reanimador pueda descansar aunque no sé si en paz.
Reacciones:

0 comentarios: